Aurea dicta es el fruto de un proceso creativo en el que las artes plásticas, el pensamiento de los clásicos y la edición gráfica dialogan y se complementan para crear una obra de arte excepcional.

Conoce el proyecto editorial más ambicioso de Miquel Barceló.

Una joya literaria más vigente que nunca

La historia de Aurea dicta se remonta al año 1922, cuando un grupo de los intelectuales catalanes más destacados emprendieron una iniciativa editorial de una magnitud inédita en aquella época: la Colección Bernat Metge.

Su reto era traducir por primera vez al catalán moderno los clásicos griegos y latinos en ediciones rigurosas, amenas y bilingües, para democratizar y elevar la lengua y la cultura catalanas.

Aurea dicta (Palabras de oro) es uno de los volúmenes más peculiares de la colección.

Se trata de una recopilación del saber del mundo antiguo en 2.639 aforismos que el grupo recogió y tradujo durante décadas.

La primera edición vio la luz en 1960. Firmada con el seudónimo de Jordi Lombard, está descatalogada y agotada, y constituye uno de los volúmenes más buscados y preciados de la Colección Bernat Metge.

La vigencia de sus textos milenarios nos sirve para explorar el origen de nuestro pensamiento y nos invita a reflexionar sobre los retos del presente y el futuro de la cultura.

El viaje de Barceló al origen del pensamiento moderno

Interesado como pocos en las civilizaciones antiguas de Europa, Asia y África, Miquel Barceló ha estudiado en profundidad los 2.639 aforismos del Aurea dicta original para seleccionar personalmente 562 y presentarlos agrupados por temas como el amor, la naturaleza, el tiempo, la divinidad, el hombre, el espíritu…, conceptos universales del pensamiento clásico que están más vigentes que nunca en el siglo XXI.

El reto de pintar sobre un libro-lienzo

En Aurea dicta conviven el arte, la palabra y el libro como objeto.

Para concebir esta fusión de lenguajes, el artista trabajó sobre los 562 textos seleccionados, dispuestos en las páginas de lo que sería la obra primigenia.

Sobre este peculiar lienzo, tras más de quinientos esbozos preparatorios, Miquel Barceló ha interpretado plásticamente la obra, dialogando con la palabra escrita y pintando directamente encima, página a página.

Más de un año de trabajo conjunto con los más prestigiosos artesanos

Miquel Barceló ha diseñado la obra por completo, eligiendo personalmente el formato y cada uno de sus elementos: desde el tipo de encuadernación hasta el papel, la tela y la madera del estuche.

Han sido quince meses de intenso trabajo en su estudio de París, colaborando con algunos de los especialistas gráficos más reputados.

Solo combinando la tecnología más avanzada y el trabajo de los artesanos se ha podido llevar a cabo una obra de semejante complejidad.

Descubre en exclusiva el interior de la obra